lunes, 23 de noviembre de 2009

FERNANDO LUGO: CATASTRÓFICA CAÍDA DE POPULARIDAD

Tal vez los subidos humos de los seguidores del cura pederasta Fernando Lugo bajen un poco al conocer la realidad de la imagen que hoy tiene su idolatrado líder.

Puede que recapaciten en sus delirios de canonizar o mandar a la hoguera a sus adversarios políticos, como dueños de la verdad y la reputación de las personas que habitan el Paraguay.

Hoy, Fernando Lugo es considerado el peor mandatario de América con solo 25% de aprobación, según el estudio realizado por “The Gallup Organization” y otras compañías de investigación.

El presidente de Salvador, Mauricio Funes es el mejor evaluado.

El estudio incluyó mediciones sobre la aceptación y opiniones acerca de los presidentes de 20 países americanos, excluyendo a algunos como Cuba.

La información corresponde a unas encuestas de opinión realizadas por la firma internacional Cid-Gallup.

BRUTAL DESPRESTIGIO


Fernando Lugo no tiene hoja de ruta, ni brújula, ni norte. Es indeciso, contradictorio, presionable, e hizo nombramientos como pago de favores. Esto se lee en el libro “¿A dónde va el Paraguay? III”, del ex consejero de Yacyretá Roberto Parede.

Si de algún estamento se ha ganado el obispo-presidente Fernando Lugo una lluvia de críticas, es precisamente de la élite intelectual paraguaya.

Desde las páginas del elitista periódico "El Universitario", el dirigente histórico del Partido Revolucionario Febrerista Juan G. Granada dispara: "El gobierno de Lugo no cultivó una hectárea de mandioca, no hizo caminos porque espera endeudarse para hacerlo; no instaló una sola fábrica con inversiones: en Yacyreta espera vender la energía a 40 años por adelantado; en Itaipú aguarda el plus prometido por Brasil para repartir prebendas, tal como hicieron sus antecesores. Entonces, ¿a qué dedicó el tiempo? A librar una sorda batalla contra los partidos que integran su gobierno".


El ex presidente democrata-cristiano Manuel Andrada Nogués, por su parte opina que "Entre las personas que elige para nuestras relaciones diplomáticas en el nivel de embajadores, muchos de ellos no sirven ni para porteros de embajadas. El escándalo sexual de su candidato a Chile lo tomó en sorna. Siendo presidente pro témpore del Mercosur demostró una vez más aquello de lo que natura non da Salamanca non presta. No hizo absolutamente nada durante su mandato"

"Está cegado -afirma el sociólogo José Luis Simòn-, y para ocultarlo, se maquilla. Se maquilló siendo maestro rural, seminarista, sacerdote, obispo y últimamente ya como presidente de la república".

"Su gobierno no es de centro, ni de derecha ni de izquierda. No tiene rumbo ideológico" afirma categórico Aníbal Saucedo Rodas. Por su parte, Bernardino Cano Radil afirma que Lugo "Todavía no entendió que el camino, el único camino, es fortalecer las instituciones y seleccionar a los mejores para gobernar, no a los más ruidosos".

"Su equipo -afirma Alberto Vargas Peña- fue elegido no por la idoneidad de los convocados, sino entre los ideologizados más inútiles".

"Hace un año prometió atención a los aborígenes, pero sólo agravó la crisis indígena" dice por su parte Sofía L. Insfrán. "Las pobres políticas indigenistas de este gobierno fracasaron. Prueba de ello es que las protestas indígenas, en particular en Asunción, se multiplicaron desde que se inició este período de gobierno".

"Sin dudas, la cuestión de tener una vida oculta detrás de un título de obispo, hizo que despertaran todas las dudas sobre él, sin mencionar las burlas y bromas que no se hicieron esperar" afirma Carlos Franco.

"El proclamado cambio sigue siendo tal, una proclama, y últimamente, ya ni siquiera esto" concluye Daniel Codas.

EL MAYOR FRACASO DE LA HISTORIA



Un incisivo analista y editorialista, el ex parlamentario por el Partido Liberal Alberto Vargas Peña, tampoco se ahorra críticas a la hora de evaluar el primer año de gobierno de Lugo. "Su equipo -afirma sin titubear- fue elegido no por la idoneidad de los convocados, sino entre los ideologizados más inútiles".

“Desde el mismo 16 de agosto- dice el articulista en “El Universitario”- se vio bien claro que Fernando Lugo no haría nada por cambiar realmente las cosas y que seguiría inmerso en el pantano”.
“Desde entonces, los indicadores económicos paraguayos descendieron notablemente, y el país apareció en los últimos lugares. Un logro notable para un gobierno que sostenía que venía a luchar contra la pobreza. Lo mismo ocurrió con los indicadores de la educación y de la salud” añade.
“La corrupción ha crecido, el endeudamiento también, la justicia no existe, la seguridad tampoco” sigue Vargas Peña, y finalmente concluye:
“Jamás, en los doscientos años de vida paraguaya independiente, un gobierno presentó un fracaso tan extendido y profundo, como el de Fernando Lugo. Y ninguno, presentó un año inicial tan vacío”.



LAS ENCUESTAS Y EL ENGAÑO



Las encuestas, una de las armas propagandísticas del obispo durante su proselitismo, también han dejado atrás su romance con el clérigo-presidente. Al cumplirse un año de su asunción, una encuesta reveló que hoy su gestión sufre un 75% de rechazo, guarismos que indican una caída de alrededor de 70 puntos en doce meses.
La encuesta fue realizada por la consultora Ati Snead, y publicada por el diario La Nación, uno de los que impulsó la candidatura de Fernando Lugo, quien contó con fuerte apoyo de la prensa mediática de derechas durante su proselitismo. La situación podría ser aún mas grave si se considera que fue realizada antes del último escándalo que hoy sacude al gobierno, un intento de estafar al estado con una compra de tierras por el triple de su valor. Previamente el mito del referente moral y cultor de la teología de la liberación había quedado hecho trizas al conocerse de la doble vida de Lugo como obispo y seductor de menores indigentes y con el sibaritismo hedonista adoptado a poco de asumir el poder por él y los suyos.

Es que como lo expresó Santiago Rusiñol, de todas las formas de engañar a los demás, la pose de seriedad es la que hace más estragos. LAW